martes, junio 25

FINO cumple 70 años siendo el aceite preferido por las familias bolivianas

FINO

El primer aceite doméstico fabricado en nuestro país es la marca más emblemática del portafolio de Alicorp en Bolivia.

Pocas marcas trascienden décadas en el mercado manteniendo la preferencia de sus consumidores. Esto es lo que sucede con FINO, marca de aceites domésticos que cumple 70 años de vida y es parte de las marcas más representativas de la empresa Alicorp, su fabricante en Bolivia.

FINO es la marca que ocupa el primer lugar en la preferencia de los consumidores y es uno de los principales ingredientes en la elaboración de las comidas en los hogares bolivianos. Son pocas las marcas que logran mantener ese sitio en el corazón de las personas y nos alegra que hoy tenga el sello de Alicorp”, destaca Karim Arias, gerente de Marketing Alicorp en Bolivia.

Para celebrar este aniversario, Alicorp realizó un evento en su planta industrial de Cochabamba el día 14 de mayo, con participación de sus principales ejecutivos, representantes de gremios empresariales y medios de comunicación.

Una historia de crecimiento

El camino de FINO comenzó en Cochabamba, en 1944, con la fundación de la Compañía que hoy es Alicorp que tenía como desafío utilizar materia prima nacional que, en ese momento, eran pepas de algodón para la elaboración de aceites comestibles. En 1954, con apenas 30 personas conformando la empresa, salió al mercado la primera botella de aceite bajo la marca FINO.

La marca tuvo una amplia expansión, creando en 1973, la unidad de negocios agrícolas con el fin de incursionar en la siembra de algodón y caña de azúcar, para continuar con los cultivos de soya, maíz, sorgo y trigo. Cuatro años después, la empresa instaló una planta de hidrogenación para la producción de mantecas vegetales y lanzó la marca de margarina Regia.

El sello innovador de FINO se expandió en la década de los noventa a nivel internacional, cuando la industria empezó a exportar aceites a la región Andina.

Para 1995, la compañía continuó consolidándose a través del lanzamiento de la marca de manteca Gordito. Este producto logró cambiar hábitos de consumo al reemplazar el consumo de manteca importada de cerdo por manteca vegetal de producción nacional; siendo además insumo para usos específicos en panificación, repostería, heladería y chocolatería.

Posteriormente, FINO amplió su portafolio a través de extensiones de línea que continuaron atendiendo las diferentes necesidades y hábitos de consumo. Fue así como surgieron: FINO Light y FINO Oliva Extra, que aún se comercializan en nuestro país.

En 2018, la industria de aceite más emblemática del país es adquirida por Alicorp, reconocida empresa de consumo masivo con más de 65 años de trayectoria. “Buscamos mantener la tradición de FINO a través de un proceso de mejora continua que aporte al desarrollo de toda la cadena productiva en la que están nuestros colaboradores, clientes y consumidores”, explica Fiorella Debenedetti, directora de Negocios Internacionales de Alicorp en Bolivia.

Con sus 70 años de historia, FINO se ha consolidado completamente en las preferencias de los bolivianos y es un ingrediente fundamental en la gastronomía boliviana.