jueves, abril 25

Agua SOMOS celebra el Día Mundial del Agua con proyectos ejecutados en cinco comunidades y 565 familias beneficiadas

AGUA

Mediante su marca de agua, CBN proyecta continuar con su aporte y compromiso para mejorar el acceso a agua en comunidades rurales y áreas dispersas.

Marzo, el mes que celebra el Día Mundial del Agua, encuentra a Agua SOMOS con resultados que apuntan a que su creación, como primera marca concebida con fines de impacto social, fue una decisión acertada para Cervecería Boliviana Nacional (CBN). Hoy, a dos años y medio de su lanzamiento, la marca revela con satisfacción que su iniciativa ha tenido un impacto positivo en la calidad de vida de al menos 565 familias en cinco comunidades de diversas regiones del país.

“Agua para la paz” es, este año, el lema del Día Mundial del Agua; la iniciativa de Naciones Unidas que se celebra en marzo. Y esto se debe a que al agua puede crear paz o desencadenar conflictos cuando escasea o está contaminada, o cuando las personas tienen un acceso desigual o nulo, pueden aumentar las tensiones entre comunidades y países.

En Bolivia, según datos oficiales, cerca del 87,8% de la población tiene acceso a agua potable y el 64,4% a sistemas de saneamiento. Pero, con base en la última información que se tiene, la brecha entre los centros urbanos y el ámbito rural es considerable. El 67% de la población rural tiene acceso a agua potable y solo el 43% cuenta con servicios de saneamiento básico.

A la fecha, las comunidades beneficiadas con la iniciativa de CBN a través de Agua Somos son: Río Blanco, comunidad del Bosque Seco Chiquitano; Tiquipa, comunidad de la provincia Los Andes; Carbón Mayu (río de carbón), en el municipio de Tiraque, donde se construyeron sistemas comunitarios de cosecha de agua y se instalaron cisternas para garantizar el acceso al agua segura para las familias. También fue beneficiada la comunidad Cuevas, en el municipio de Samaipata; y Taquiña, en el departamento de Cochabamba.

En su concepción misma, Agua SOMOS busca generar la consciencia y solidaridad de la población boliviana, ya que por cada dos litros de vendidos, sea en botellas de dos litros o el equivalente en botellas de 500 mililitros, CBN dona un boliviano a organizaciones aliadas, para apoyar en proyectos que mejoren la calidad de vida de comunidades vulnerables mediante el acceso al agua potable.

“Si bien se prevé que para 2030 el país logre la universalización de los servicios básicos, estamos seguros que los esfuerzos deben ser conjuntos en búsqueda de fortalecer la consciencia de la importancia de este recurso”, afirma Pablo Terán, líder de Proyectos de Bebidas no Alcohólicas en la CBN. En ese sentido, Agua SOMOS llega a las mesas de las familias bolivianas como un producto esencial que, además, da la oportunidad a sus consumidores de apoyar una causa humanitaria: dotar de agua a comunidades que carecen de un elemento crucial para la vida.

Se suman fuerzas

Las actividades de Agua SOMOS comenzaron de la mano de Avina, fundación latinoamericana que promueve la sustentabilidad a partir de procesos colaborativos, genera impactos positivos a gran escala y, desde hace 12 años, impulsa proyectos de acceso al agua en varios países de la región.  Tiempo después se sumó Water for People, una organización dedicada a garantizar el acceso sostenible al agua potable y saneamiento en comunidades de todo el mundo, con la que se realiza trabajo colaborativo para brindar apoyo a comunidades rurales.

“Gracias al acuerdo firmado con CBN, hemos logrado beneficiar a 20 familias en una comunidad rural dispersa en Tiraque, compuesta por 72 habitantes. Esta iniciativa no solo implica proporcionar infraestructura de agua, sino también garantizar un servicio sostenible de agua potable, liderado y gestionado por la comunidad, bajo nuestro modelo de cobertura total para siempre”, informa Jhonny Pérez, oficial de Saneamiento Sostenible de Water for People.

De acuerdo con Pérez, la colaboración con Agua SOMOS marca la primera experiencia de su organización con una empresa que contribuye directamente a mejorar el acceso al agua en comunidades con menor acceso. “El impacto real de esta iniciativa radica en proporcionar un servicio de calidad a familias de zonas rurales de Bolivia, no solo en el suministro de agua, sino también en el fortalecimiento institucional y el desarrollo de capacidades locales para una gestión eficiente del sistema”, destaca.

“El país ha enfrentado históricamente problemas de agua, y Cochabamba, en particular, fue el primer departamento en declararse en emergencia por sequía el año pasado. El aporte de Agua SOMOS es un paso significativo hacia la resolución de estos desafíos, y esperamos continuar expandiendo nuestro impacto en todo el país”, indica Pablo Terán.