martes, junio 25

Asume un presidente interino en Irán tras la muerte de Raisi

Raisi

La muerte del presidente de Irán, Ebrahim Raisi, en un accidente de helicóptero registrado el domingo en la provincia de Azerbaiyán Oriental (noroeste), sume al país en un periodo de interinidad que estará encabezado por su hasta ahora vicepresidente, Mohamad Mojber, que se extenderá durante un plazo máximo de 50 días, cuando la población deberá acudir a las urnas para elegir a su sucesor.

Raisi fue nombrado presidente del país tras imponerse en las elecciones de 2021, cuando sucedió al moderado Hasán Rohani –quien ya había cumplido su límite de dos mandatos– tras hacerse con una aplastante victoria después de que los principales candidatos reformistas y moderados fueran apartados de la carrera, marcando el regreso de los ultraconservadores del poder en el país centroasiático.

A pesar de que las próximas elecciones estaban previstas por ello para el año que viene, su fallecimiento en el citado siniestro de helicóptero –en el que viajaba también su ministro de Exteriores, Hosein Amirabdolahian, también muerto junto al resto de ocupantes del aparato– fuerza a la aplicación de las cláusulas constitucionales sobre estas situaciones, que prevén las celebración de elecciones en menos de dos meses.

En caso de muerte, cese, dimisión ausencia o enfermedad que dure más de dos meses en el caso del presidente, o cuando su mandato haya terminado sin que se haya elegido a un nuevo presidente por algún impedimento, o en circunstancias similares, su vicepresidente primero asumirá, con la aprobación del líder (supremo de Irán), las competencias y funciones del presidente”, recoge el artículo 131 de la Constitución iraní.

Este mismo artículo contempla la creación de un “consejo” integrado por el presidente de la Asamblea Consultiva, el jefe del aparato judicial y el vicepresidente primero para “organizar las elecciones para un nuevo presidente, en un periodo máximo de 50 días”, para lo cual el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, ya ha dado su visto bueno a primera hora del día.

Además, el artículo 132 de la Carta Magna iraní afirma que “durante el periodo en el que las competencias y responsabilidades del presidente son asignadas a su vicepresidente primero o a otra persona, en línea con el artículo 131 –que da al líder supremo la autoridad para nombrar a un encargado en caso de muerte o vacancia del cargo de vicepresidente–, ni los ministros pueden ser interpelados ni puede aprobarse una moción de censura contra ellos”.

Tampoco pueden darse pasos para una revisión de la Constitución ni celebrarse referéndums nacionales“, subraya la Carta Magna, aprobada en 1979 tras el éxito de la Revolución Islámica, que llevó al poder al ayatolá Ruholá Jomeini, y modificada en 1989 tras el fallecimiento de éste y el ascenso de Jamenei al puesto de nuevo líder supremo, que mantiene desde entonces.

El propio Jamenei afirmó el domingo a través de su cuenta en la red social X que “la nación no debe estar preocupada o nerviosa, ya que la administración del país no sufrirá alteraciones”, horas antes de que las autoridades hallaran los restos del aparato y confirmaran el fallecimiento de Raisi.

A primera hora de este mismo lunes, ha decretado cinco días de luto nacional por el suceso y ha recalcado que “en línea con el artículo 131 de la Constitución, Mojber encabezará la rama ejecutiva”. “Está obligado a cooperar con los jefes de las ramas legislativa y judicial para facilitar la elección de un nuevo presidente en un plazo máximo de 50 días”, ha recordado.

PROCESO “SIN INTERRUPCIÓN ALGUNA”

Por su parte, Mojber ha encabezado una reunión de emergencia en la que han estado presentes el presidente del Parlamento, Mohamad Baqer Qalibaf, y el jefe del aparato judicial, Gholamhosein Mohseni Ejei, para abordar la situación, de cara a la formación del citado “consejo” para la organización de las elecciones.

“Seguiremos el camino del servidor de Alí Reza y amigo de la nación iraní, el ayatolá Raisi, a la hora de cumplir los deberes asignados sin interrupción alguna”, ha reseñado, antes de afirmar que “Jamenei y el honorable pueblo de Irán deben tener claro que nuestro camino es el del presidente y que nuestro servicio no se detendrá”, según un comunicado publicado por el Gobierno iraní a través de su página web.

Poco antes, el Ejecutivo iraní había publicado otro comunicado para garantizar que la muerte de Raisi “no supondrá la menor perturbación en la administración” de la nación. “Garantizamos a nuestra leal y querida nación que el camino de servicio continuará en línea con el incansable espíritu del ayatolá Raisi, héroe y servidor de la nación (…) y, con la ayuda de Dios todopoderoso y la cooperación del honrado pueblo, no habrá la menor perturbación en la gestión del país“, zanjó.

De esta forma, el nuevo “consejo” tripartito deberá anunciar próximamente la fecha para las próximas presidenciales, que se celebrarán meses después de unas parlamentarias que ratificaron el poderío de los ultraconservadores, si bien estuvieron marcadas por el boicot por parte de la oposición y la tasa de participación más baja desde el establecimiento de la Revolución Islámica.

Sin embargo, el fallecimiento de Raisi deja un aparente vacío en la sucesión en la propia Presidencia, ya que aparentemente no existe un sucesor claro para el cargo. Así, está por ver quién será el principal candidato de los ultraconservadores a las próximas elecciones, especialmente debido a que uno de los principales perfiles en el país, Amirabdolahian, murió junto a él en el siniestro aéreo.//EUROPA PRESS