lunes, mayo 27

¿Influenza? Cuatro consejos para evitar su propagación en niños

INFLUENZA

Hasta la primera semana de abril, el Ministerio de Salud reportó 1.775 casos confirmados del virus AH3N2 en Santa Cruz siendo los infantes el grupo afectado. ¿Cómo podemos prevenir que esta enfermedad se propague en casa?

Los virus respiratorios están al asecho. De acuerdo con el Ministerio de Salud, Bolivia reporta hasta la semana epidemiológica 14, al menos 1976 casos de los cuales un 90% se han reportado en Santa Cruz y los contagios han sido de al menos cuatro virus:  la influenza AH3N2, la variante AH1N1, la para influenza (grupo de virus que llevan a infecciones en las vías respiratorias altas y bajas) y la influenza tipo B.

Fernando Álvarez, asesor científico de Droguería INTI, aseveró que este brote de influenza ha sorprendido debido a su aparición temprana, ya que la enfermedad suele manifestarse durante el invierno afectando en gran parte a las poblaciones vulnerables como los niños, niñas, adolescentes y personas con enfermedades de base, principalmente respiratorias.

La influenza es una enfermedad respiratoria viral, contagiosa y aguda que puede provocar síntomas asociados a otros problemas respiratorios en la nariz, la garganta, los bronquios y una fiebre de 38ºC o más, dependiendo de la edad y el estado de salud de la persona. En los infantes suele tener un ciclo de tres a siete días, persistiendo con la tos, en muchos casos, hasta unas tres semanas”, expresó.

El especialista aseguró que esta enfermedad suele contagiarse de persona a persona a través de las gotas de saliva, el contacto directo y a través de objetos contaminados. Álvarez recomienda cuatro medidas preventivas para evitar que los infantes de la casa y personas de riesgo contraigan la enfermedad:

1. Lávese las manos con más frecuencia y evite tocarse ojos, nariz y boca

Al regresar del colegio, antes de comer, después de jugar, luego de retornar de la tienda acostumbre a los niños a lavarse las manos y pasar al menos 2 minutos en el grifo mojando sus manos, refregándolas con jabón en diversos movimientos, incluyendo la muñeca y enjuagándolas con abundante agua. Este hábito hará la diferencia. “Los estudios han mostrado que lavarse las manos puede prevenir 1 de cada 3 enfermedades diarreicas y 1 de cada 5 infecciones respiratorias, como el resfriado o la influenza (gripe). Con frecuencia, las personas se tocan los ojos, la nariz y la boca sin darse cuenta, y de ese modo introducen microbios en el cuerpo. Por eso es fundamental, evitar el contacto con estas partes del cuerpo antes de lavarse las manos”, explicó Álvarez.

2. Añada probióticos y vitaminas A, C y D a su dieta

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se consumen en cantidades adecuadas, equilibran la flora intestinal, evitan el desarrollo de bacterias patógenas, ayudan a producir nutrientes y estimulan la producción de citoquinas que coordinan la respuesta inmune ante cualquier virus o bacteria. Puede encontrarlo en los yogures y quesos crudos. El ácido ascórbico (Vitamina C) pertenece a una clase de medicamentos llamados antioxidantes que aceleran la cicatrización de las heridas, mejorar la absorción del hierro de los alimentos de origen vegetal y refuerzan el sistema inmunitario. Según informes del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), mantener niveles adecuados de vitamina D puede ser beneficioso para fortalecer las defensas del cuerpo y reducir el riesgo de infecciones respiratorias. La vitamina A, por su parte, es importante para la visión normal, el sistema inmunitario, además del crecimiento y el desarrollo. “INTI cuenta con toda la línea Vimin especial para complementar la carencia de vitaminas de los infantes como el ACD Vimin, entre otros. Además, cuenta con una línea de probióticos ideales para fortalecer el sistema digestivo”, comentó Álvarez.

3. Si ya tiene síntomas tome medicamentos antivirales bajo supervisión médica

Los medicamentos antivirales son eficaces para tratar la influenza, ya que pueden aliviar la gravedad de la enfermedad, acortar su duración y prevenir complicaciones graves. Es importante destacar que estos fármacos son distintos de los antibióticos; son recetados y pueden administrarse en forma de pastillas, líquidos o polvos para inhalación. Según estudios, los medicamentos antivirales son más efectivos cuando se inician dentro de los 2 días posteriores al contagio.

“El tratamiento con medicamentos antivirales puede marcar la diferencia entre una enfermedad leve y una potencialmente grave que podría requerir hospitalización. INTI pone a disposición el medicamento antiviral para influenza tipo A, Gabirol cápsulas, compuesto por Clorhidrato de Rimantadina, que ayuda a prevenir y tratar los brotes virales en lugares como guarderías y asilos, entre otros. Tamiflú, de Roche, es otro fármaco recomendado para la prevención (profilaxis) de la gripe en adultos y niños a partir del primer año”, explica Álvarez.

4. Fomente un buen sueño y las actividades al aire libre

Habitúe a los niños de la casa a un horario regular de sueño que le ayude a cumplir entre 10 a 14 horas de manera ininterrumpida. Si se respeta este horario hay menos posibilidades de que lleguen a la escuela cansados con lo que sus cuerpos estarán mejor preparados para protegerse de gérmenes y bacterias. Una de las fuentes de vitamina D es el sol: nuestro cuerpo la produce cuando la piel se expone directamente a él. Se pueden satisfacer gran parte de las necesidades de esta vitamina por simple exposición al sol, así que cuanto más tiempo pasen los niños haciendo actividades al aire libre y menos dentro de casa, jugando a videojuegos o viendo la televisión, mucho mejor.

Para conocer de cerca Droguería INTI puede visitar: