sábado, abril 13

La ciudadanía boliviana se inclina por la formalidad en el empleo frente al arraigo del contrabando

CONTRABANDO

Según el estudio, el contrabando está acabando con el empleo formal y la población quiere que el Gobierno tome medidas para frenar el comercio ilícito.

El reciente estudio “El contrabando en Bolivia: entre la ilegalidad y la legitimidad social” presentado la semana pasada por la Cámara Nacional de Industrias (CNI) ha mostrado una realidad impactante: a pesar que el comercio ilegal es una práctica ancestral que sustenta a millones y goza de alta legitimidad social, un 62% de los encuestados apoyan a que el gobierno tome medidas enérgicas contra esta actividad ilícita.

Este apoyo a la acción gubernamental subraya un reconocimiento claro del impacto negativo que el contrabando tiene en las empresas locales y en las oportunidades de empleo formal. En este sentido, el estudio resalta que el 53% de la población encuestada señala que el contrabando hace que las empresas nacionales tengan que cerrar y eso hace que cada día haya menos empleos en el país.

Empleo informal y precario

Por su parte, un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) pone de manifiesto que el empleo juvenil en sectores como la manufactura y el transporte ha visto un declive en la participación, pasando de empleos asalariados a trabajos no asalariados, más inestables y precarios.

“A pesar de mejoras en la educación, con un número significativo de jóvenes obteniendo niveles educativos más altos que generaciones anteriores, la tasa de empleo formal no ha mostrado una mejora proporcional”, señala el artículo del CEDLA.

En términos numéricos, el estudio refleja que la participación de los jóvenes en el mercado laboral asalariado ha disminuido en más del 12% en la última década, mientras que los trabajos informales o por cuenta propia han visto un incremento del 15%. “Esto indica un marcado desplazamiento hacia una economía menos formalizada, con menos seguridad laboral y beneficios asociados”, menciona.

“La encuesta sobre contrabando destaca una clara conciencia entre la población de los daños que el contrabando inflige en el tejido empresarial local y el mercado laboral. A pesar de su arraigo en la tradición económica, hay un llamado público a fortalecer el empleo estable y de calidad como una prioridad nacional”, indica el director de Bolivia de Rodríguez y Baudoin, Gustavo Luna, la empresa que llevó adelante el estudio sobre contrabando para la CNI.

De acuerdo con el experto, frente a este panorama, el gobierno boliviano se enfrenta al desafío de generar políticas que promuevan el empleo formal y combatan prácticas económicas que lo debilitan, como es el caso del contrabando.

“El deseo de la población por medidas enérgicas refleja la urgencia de abordar estas problemáticas para mejorar el escenario del empleo en Bolivia, en especial entre los más jóvenes”, concluye.

Ficha técnica

El estudio “El contrabando en Bolivia: entre la ilegalidad y la legitimidad social” fue realizado en diciembre de 2023, con una batería de grupos focales en cinco ciudades: La Paz, El Alto, Cochabamba, Tupiza y Santa Cruz.

La muestra total de la encuesta fue de 800 casos en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. El tamaño de muestra, de acuerdo al teorema de Intervalos de confianza, tiene un error esperado de 3.5% y una confiabilidad de 95%.

El marco de muestreo utilizado fue el Padrón Electoral para las elecciones judiciales 2017 del Órgano Electoral Plurinacional estadísticas elecciones judiciales 2017- BOLIVIA.

El sistema de muestreo utilizado fue probabilístico, polietápico, por conglomerados y por cuotas; la distribución de la muestra proporcional al peso poblacional por departamento.