martes, julio 16

Policía busca el cuerpo de Odalys: Joel Pérez acorralado

ODALYS

Las últimas actuaciones en la investigación policial por el caso de la joven Odalys Vaquiata pusieron contra la pared a Joel Pérez, hasta ahora investigado por la desaparición de su enamorada. Diferentes datos pusieron en evidencia una vez más sobre las contradicciones del hombre y ahora se busca el cuerpo de la joven madre desaparecida el 30 de marzo, en Nor Yungas.

Tenemos la certeza de que el cuerpo podría estar en una región de los Yungas y estamos trabajando también con las redes sociales y con las antenas de las empresas de telecomunicación para poder establecer justamente esos espacios que todavía están vacíos”, declaró el general Álvaro Álvarez, comandante de la Policía Boliviana a la red Unitel.

Las inspecciones técnicas oculares y las tareas de reconstrucción realizadas en las últimas 48 horas pusieron contra la pared a Pérez, añadió la abogada Mónica Irusta, defensora de uno de los investigados en este caso, y añadió que Odalys nunca salió de Yolosita, cercana a la población de Coroico, Nor Yungas.

Tanto los investigadores policiales como la abogada Irusta señalaron que Pérez manipuló el teléfono de Vaquiata, haciendo entender que la joven envió mensajes, cuando no ocurrió aquello, sino que él lo hizo. Además, hizo llamadas telefónicas.

“Este aspecto demuestra que existe una autoría (…) con prueba contundente y el cuaderno de investigaciones, llamadas entrantes y salientes, se lo ha puesto contra la pared a este ciudadano (Joel) que no ha sabido fundamentar”, dijo la abogada.

El comandante de la Policía uso en dos oportunidades la palabra cuerpo al referirse a la joven Vaquiata, quien desapareció el 30 de marzo. Desde entonces, el expediente fue abierto bajo la hipótesis de trata de personas.

Las pesquisas prosiguen y “en esa consecuencia estamos todavía investigando con la posibilidad de poder encontrar el cuerpo”, agregó el máximo jefe de la Policía Boliviana.

La Policía y la Fiscalía están desenmascarando a este señor (Joel) que resulta ser, me atrevería a decir, y cae la responsabilidad, ya no sospechoso, llegaría a ser autor del macabro hecho que se suscitó”, dijo Irusta a Bolivia TV. Uno de los datos logrados por la Policía es que dos hermanos vieron a Odalys en el lugar donde su vehículo “se encunetó” y dijeron que la joven estaba sobria.

Además, indicó que los testigos negaron la versión que dio Joel sobre la desaparición. Y que él tenía el celular de Odalys con el que envió mensajes e hizo llamadas.

La Policía y la Fiscalía aún no emitieron un informe oficial respecto a los resultados de la inspección.

Con información de Urgente.bo