jueves, abril 25

Economía de Bolivia se mantiene con crecimiento y estabilidad y “mejorará en demasía” si se eliminan las trabas internas, afirma ministro

ECONOMÍA

La economía boliviana se mantiene con crecimiento y estabilidad de precios y “mejorará en demasía” si se eliminan las trabas internas, afirmó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro.

“Nosotros seguimos manteniendo a la economía con crecimiento, con estabilidad precios, con un desempleo a la baja y una mayor participación en el mercado laboral y esos son elementos importantes”, dijo en contacto con Bolivia Tv.

Señaló que el país se mantiene de ese modo, pese a los problemas en el ámbito internacional como el incremento de las tasas de interés que golpea en el servicio de la deuda externa o el aumento del precio de los combustibles.

A ello se suma los problemas internos, como el sabotaje en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) al tratamiento y aprobación de créditos externos para distintos proyectos de inversión pública.

“Estamos seguros de que, si se eliminan estas trabas internas, vamos a mejorar en demasía ya estos buenos resultados que le estamos mostrando al pueblo boliviano”, afirmó la autoridad gubernamental.

Según los datos oficiales, luego de un decrecimiento de -8,7% en 2020, la economía boliviana logró una recuperación paulatina, en 2021 alcanzó un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 6,1%, mientras que en 2022 se logró una expansión del 3,5% y al segundo trimestre de 2023 se tiene un crecimiento del 2,21%.

A noviembre de 2023, la inflación acumulada alcanzó el 1,48%, uno de los indicadores más bajos de la región, gracias a las medidas implementadas por el Gobierno nacional para preservar la estabilidad de precios y cuidar la economía familiar.

“Aspectos que se deben valorar cuando en la región otras economías como la uruguaya, la peruana, están en estos momentos con recesión económica, con aumento en el desempleo, en algunos casos con tasas de inflación por encima del 4 y 5 por ciento y eso significa que el costo de vida aumenta mucho más”, sostuvo el ministro.

Insistió que Bolivia tiene indicadores macroeconómicos que le permiten mostrarse como una de las economías que crece con estabilidad de precios, en un mundo que está con muchos problemas.

“Nuestro accionar es una política económica que cuida el bolsillo del pueblo y obviamente cualquier política económica siempre tiene un costo, el costo es el que asume el Tesoro con la subvención y no solamente a los hidrocarburos sino también a los alimentos”, añadió.